fbpx

Si estás pensando en abandonar, espera, antes lee esto

“A veces es tan largo el camino hacia la meta, que más que correr hacia ella, parece que estamos alejándonos. Pero no es así”

Si te rindes, no llegarás a la meta. O lo que es lo mismo o más doloroso; si abandonas, no cumplirás tu sueño.
Si lo ves todo negro, te voy a dar unos consejos:
1. Estar cansado no es malo. Todo lo contrario, es sinónimo de esfuerzo. Cumplir un sueño requiere de lucha y de entrega, y esto agota bastante. Aunque no lo creas, casi todos los opositores con los que compartes tu sueño, pasarán en alguna de las etapas del proceso, por momentos críticos a causa del cansancio. Tener dudas es más habitual de lo que nos podemos imaginar. En saber gestionar el agotamiento psíquico, radica la diferencia entre el que cumplirá su sueño u optará por abandonar.
2. Si estás reventado, si la presión es tan grande que no te deja seguir más: para un momento, mira hacia atrás y analiza todo el camino que llevas recorrido desde que empezaste —¿has avanzado, verdad?— Ya te has sacado los permisos de conducción que tantos calentamiento de cabeza te dieron. Ahora corres más, ya pasas las pruebas físicas —¿recuerdas cuando no te hacías ni una sola dominada?— y ahora ya vas sobrado. —¿Y qué me dices del temario?—, poco a poco lo vas dominando, con lo que te costó empezar a entender los temas… No me digas que no, pero ahora hasta escribes mejor, has mejorado mucho en ortografía. En definitiva, aunque te parezca que no es suficiente y que todos tus esfuerzos son en vano, vas por el buen camino.

Pero si lo dejas hoy, después de tanto tiempo esforzándote, te sentirás frustrado, y más cuando compruebes que tus amigos sí van entrando. Lo normal es que en unos meses te arrepientas. Entonces, quizás vuelvas a intentarlo, y aunque no sea tarde, casi nunca lo es, para entonces ya te habrán pasado un buen número de compañeros o rivales que no tienen dudas y apuestan fuerte por sus sueños.
Tú también apostaste una vez fuerte por tu sueño, y es una pena que lo dejes ahora. Es una pena porque tiene solución. Mira, tener dudas y pasar por baches, es de lo más normal, es de ser humanos. Yo he tenido, tengo y tendré muchas dudas a lo largo de mi vida, pero no abandono, nunca lo hago cuando quiero conseguir algo. Y créeme, a veces lo he visto realmente negro. Pero después… después siempre cambia el color hacia otro más alegre. La fe y la constancia hacen milagros.
Descansa unos días, “pocos”, el tiempo justo y necesario para que vuelva a aparecer tu mejor aliada, “tu sonrisa”, y sigue, sigue en busca de tu sueño. Sé perseverante, y no dejes de creer nunca en ti y en tu sueño.
Conozco cientos, miles, de opositores que pensaron abandonar, no lo hicieron, y eso les distinguió del resto, hoy son policías.

¡Pero qué bien te va a sentar el uniforme!

PicsArt_07-31-09.31.40-01

 

 

 

 

Si te ha gustado el artículo puedes seguirme cada día en las redes sociales. Pincha sobre cada foto y accederás a mi perfil.

images images instagram

1 Comentario

  1. Jaime

    Enorme… Vamos!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Todos los libros de oferta
Dedicados y con pulseras de regalo
x