Carta dedicada a todos los opositores a Policía de España

Carta a los opositores a Policía.

Cartagena, sábado 5 de mayo.

Me dispongo a escribir esta carta justo en el momento que  unos tres mil opositores se disponen a hacer el último examen de la oposición. Así que, cuando la lean, probablemente, la mayoría de ellos ya sepan que han cumplido su sueño. Aunque la emoción y los nervios por verse tan cerca, tal vez les juegue una mala pasada y provoque que aún no se lo crean. Habrá quien llegue a preguntarse si ha puesto bien su nombre u otras tantas preguntas absurdas. A mí me pasaba. Y créeme, no es malo que aparezcan estas dudas. Les servirá para ser, ante todo, prudentes hasta la hora que salgan los resultados oficiales.  Será el momento en el que todos lo celebraremos. También es probable que esta tarde más de uno lea la carta en su móvil mientras sostiene una cerveza bien fría en la mano. Un refresco que, sin duda, se habrá ganado.

Pero esta carta no es para ellos, esta carta es para ti. Para ti que te has examinado hoy, o para ti que te dijeron «no» en la entrevista, o para ti que caíste en cualquiera de las pruebas del proceso, o para ti que empezarás con la mayor ilusión del mundo, o con muchas dudas, en la promoción XXXV. Para ti que llevas luchando muchos años o para ti que empiezas ahora. Y es para ti porque tenemos que hablar de tú a tú, sin intermediarios, sin malos rollos; te tengo que hablar directamente a la cara porque quiero ayudarte a cumplir tu sueño.

El jueves volví a ser invitado por la academia MCPOL de San Fernando para dar una pequeña charla a sus alumnos coincidiendo con la clausura del curso intensivo de psicotécnicos. Y allí estaban todos ellos, unos con rostros más serios, otros sonrientes, a dos días de uno de los exámenes más importantes de su vida, la prueba que hoy les ha llevado a cumplir su sueño (sí, prudencial). Y allí estabas tú también. Sí, entre aquellos, creo recordar cerca de 250 compañeros llegados desde distintos puntos de Andalucía, estabas tú. Y ahora te preguntarás que cómo ibas a estar allí si estabas en Albacete, en Madrid, en Valencia o en Gijón…

Yo te respondo. Lo vas a entender enseguida. Allí había compañeros que lo habían pasado putas durante mucho tiempo. Había una compañera que llevaba diez años preparándose. Había compañeros que nunca habían llegado hasta el último examen. Había compañeros que habían llegado en el primero de sus intentos. Había compañeros que habían suspendido tres veces la entrevista, y a la cuarta lo habían pasado. Había compañeros que cuando empezaron no distinguían haber de a ver. Había compañeros a los que les había costado lágrimas y sudor bajar de los cuatro minutos el kilómetro en la pista. Había compañeros que tenían muchas facilidades para estudiar, y había compañeros que tenían que trabajar de sol a sol para mantener a su familia. Había tantos compañeros allí, como a esta hora sueños cumplidos.

Y allí, entre ellos, estabas tú. Lo entiendes, ¿verdad? Tú eres uno de ellos.  Lo sabes. Muchos de ellos tuvieron dudas por el camino, dudas que le hicieron pensar si no sería mejor abandonar, pero no lo hicieron. Muchos de ellos sufrieron en su día el sabor amargo del suspenso, pero se levantaron para volver más fuertes. En unos días van a cumplir su sueño porque nada ni nadie pudo con ellos. Van a cumplir su sueño porque confiaron en ellos mismos. Van a cumplir su sueño porque se esforzaron y sacrificaron, unos más que otros, durante mucho tiempo. Van a cumplir su sueño porque fueron muy constantes en el empeño. Tú eres uno de ellos, aunque tal vez, no puedas probarte el uniforme en septiembre. Tú eres uno de ellos porque vas a saber esperar el momento, tu momento. Tú eres uno de ellos porque vas a seguir su ejemplo.

Cuando Raúl Mcginley dio por clausurado el curso intensivo (hay que estar allí para vivir y sentir las emociones que transmitió a sus alumnos el bueno de Raúl) se me acercó un compañero para decirme:

—Javi, hace tres años estuve a punto de abandonar la oposición. No tenía fuerzas. Pero entonces se cruzó Espíritu González en mi camino. Empecé a seguirte en las redes sociales y desde entonces tú has sido el compañero que me ha guiado. He leído todos tus libros. “Del sueño a la meta” fue el libro que me hizo ver la oposición desde otra perspectiva. “Crecer para ser” fue el libro definitivo. Con él aprendí a mandarme mensajes positivos. Sobre todo me hice amigo de mí mismo. Puede que hoy solo queden dos días para que cumpla mi sueño, y eso es algo que te debo a ti.

—No, compañero. A  mí no me debes nada. Todo lo bueno que te pase te lo debes a ti. —le contesté al mismo tiempo que las gafas de sol disimulaban las lágrimas que nublaron mis ojos. Y eso es lo mismo que os digo a cada uno de vosotros todos los días. Vosotros sois los responsables de vuestros actos, y por tanto también los únicos responsables de que se cumplan vuestros sueños. También es cierto que hay grandes profesionales en academias y centros de entrenamiento que se dejan el alma por allanaros el camino.

El pasado jueves me sentí muy querido, entre fotos y agradecimientos, gracias a mis compañeros y lectores andaluces. Igual que me he sentido querido en cada uno de los lugares por los que he viajado a lo largo de estos cinco años que llevo trabajando codo con codo contigo.

Soy yo el que os está agradecido por dejarme acompañaros en el camino hacia vuestros sueños. Muchas felicidades a los que hoy lo hayan conseguido, el resto seguiremos luchando juntos con la mayor ilusión hasta que vistáis el uniforme que os haga comprender que todo el esfuerzo, todas las lágrimas derramadas, los dolores de pata y de cabeza, las noches sin dormir que como opositores os ha tocado sufrir, tendrán su recompensa.

Será entonces, desde el volante de un «zeta», cuando seas consciente de que trabajas en una de las profesiones más apasionantes del mundo. Aunque eso ya lo sabes.

Espíritu González

 

 

 Si necesitas motivación, léelos. No te arrepentirás.

Solo en esta web libros y pulseras de regalo. Adquiere los libros pinchando sobre la foto

 

 Próxima conferencia motivacional

Próxima conferencia motivacional en las Palmas de Gran Canaria. Organiza INESPOL

  Puede seguirme en las redes sociales. Pincha sobre la foto

 

Del libro “Crecer para ser”

 

2 Comentarios

  1. Ángel

    Espiritu estoy en una nube. Gracias tío por tirar de nosotros. Eres más importante de lo que crees.

    Responder
  2. Luismi

    Javier acabo de comprar Del sueño a la meta en su web. Me lo mandan con la última pulsera verdad? Tengo el libro de Crecer para ser. Me encanto

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *