Carta abierta a todos los opositores que se esfuerzan a diario por ser policías. Dedicatoria especial para los compañeros que hoy se han examinado de la última prueba

¡Ya está! ¡Se acabó! ¡Lo cumplí!

Si este mediodía esta es tu sensación, perdona que te contradiga, compañero, pero aquí no se ha acabado nada. El sueño no ha hecho nada más que comenzar. Ser policía es un sueño que dura toda la vida. Eso sí, entiendo tu euforia, y en unos días, cuando salgan las notas definitivas, te daré la enhorabuena y te desearé toda la suerte del mundo en tu carrera profesional.

Son las nueve de la mañana de un soleado sábado 18 de mayo. No podía ser de otra forma, hoy debía brillar el sol. Os escribo desde mi casa en Cartagena. No sé cómo me las arreglo, pero siempre que me dispongo a escribir una carta para dar algunas recomendaciones a los opositores, tengo que sentarme en el ordenador temprano porque por la tarde me toca servicio en el patrulla.

Hoy se han examinado poco más de tres mil opositores del último examen de la oposición a Policía, que no del último examen de sus vidas, aunque alguno haya manifestado que no piensa estudiar más cuando apruebe la oposición, o que va a quemar los libros. Sé que lo decís de broma porque si habéis llegado hasta aquí, sois conscientes de que cuando finalice el verano más feliz de vuestras vidas, tendréis que empezar una larga academia en Ávila, donde os van a meter mucha caña y donde tendréis que estudiar tanto como en la oposición. Volverán las prisas, las presiones y los agobios; si bien estas sensaciones, ya serán con el uniforme que hoy os habéis ganado. Y ya os aseguro yo que ese uniforme es tan mágico, que cuando uno se lo pone por primera vez, no se lo vuelve a quitar hasta que se retira. Basta para ello, con que de verdad os guste este trabajo y seáis responsables. Con los años entenderéis que un policía nunca debe dejar de formarse.

Muchos de los que os habéis examinado esta mañana ya os veis dentro. Habéis bordado el examen y vuestro corazón en estos momentos empieza a latir con fuerza. Así se lo habéis hecho saber a las personas más importantes de vuestras vidas con las que estáis deseando volver a encontraros esta noche para daros un abrazo. Aun así, no lo vais a manifestar públicamente en las redes sociales porque sois responsables y porque durante los meses, seguramente años que ha durado vuestro proceso, habéis madurado, y reforzado al mismo tiempo, dos de los valores más importantes que debe tener un opositor a Policía: el compañerismo y el respeto. Y no sabéis lo que me alegro yo por ello.

Otros tantos tendréis que esperar a que se publiquen la lista de aprobados definitiva para confirmar que estáis dentro, que ¡al fin lo habéis logrado! Sabéis que os ha salido un buen examen. Si esto fuera las pruebas finales de un bachiller o de la carrera, ya lo estaríais celebrando, pero este proceso ha sido tan largo, os habéis sacrificado tanto por algo tan bonito y emocionante como es ser policía, que los nervios os inundan de dudas y no os dejan celebrarlo. No preocuparse, en unos días lo celebraréis con más ganas. Yo sé que lo has conseguido, que estás dentro, compañero. Me encanta la sonrisa que acabas de esbozar.

Luego estáis los que nos ha salido el examen soñado, los que habéis errado en preguntas sencillas, los que ni siquiera os atrevéis a corregir la plantilla. Vuestras sensaciones son ahora, hablando vulgarmente, “una mierda”. No tenéis ganas de nada, pensáis que todo se ha ido al traste, que vuestra oportunidad era hoy o nunca, y que la habéis desaprovechado. Y entonces viene Espíritu González a deciros que aquí no se ha acabado nada, que seáis positivos para atraer las cosas buenas, que salgáis a distraeros y que os toméis unas cañas o refrescos y dejéis de lamentaros, que celebréis que habéis terminado el último examen de una oposición (que no todo el mundo ha podido llegar hasta donde tú has llegado) y que en unos días cuando salgan los resultados, probablemente seáis las personas más afortunadas del mundo. Compañero, si este es tu caso, hazme caso, nunca tires la toalla. Sé valiente. Ahora más que nunca demuestra que eres fuerte mentalmente. Te estás preparando para ser policía. Aunque no lo quieras creer, seguramente hoy acabas de cumplir tu sueño.

A los muy poquitos que hoy se ven obligados a retrasar su sueño, a los que caísteis antes a lo largo de este largo proceso, debo advertiros de que son muchos los compañeros que hoy van a alcanzar la meta, y que en promociones anteriores pasaron por el mismo trago que vosotros. Ellos también suspendieron, y ellos también me pidieron consuelo en algún momento. Si de algo puedo presumir en estos siete años que llevo trabajando codo con codo la motivación con los opositores, ha sido de ser un hombro leal donde muchos opositores han venido a contarme sus incertidumbres y penas. Y aunque no siempre hayan sido los ánimos de Espíritu González los motivos por los que os habéis levantado, en cierta forma sé que leer mis libros o escuchar mis consejos os ha hecho entender que un sueño no se acaba tras un tropiezo, ni tras dos, ni tras… que el camino solo acaba cuando se cruza la meta. Y es entonces cuando comienza otra meta.

—Si es tu sueño, tú te levantarás una o hasta mil veces—; porque suspender no te hace inferior a los demás; porque para conocer la gloria, a veces hay que conocer la dureza del fracaso. Aunque suspender una oposición nunca debe considerarse un fracaso, sino una experiencia que nos enseña que el camino no es fácil; una experiencia que nos nutre de valores para afrontar lo que viene. Las oposiciones nos preparan para la vida, compañeros.

Confianza en uno mismo, fe, esfuerzo, organización, CONSTANCIA, paciencia y disfrutar el camino. Son los requisitos básicos que han seguido a rajatabla los compañeros opositores que en unos días van a confirmar que han cumplido sus sueños. Los mismos requisitos que vas a seguir tú, que opositas para las próximas promociones de Policía o de Guardia Civil, para cumplir los tuyos.

En unos días os daré la enhorabuena con otra carta. Será el momento de celebrarlo todos juntos. Ahora quien os escribe se marcha a sentir emociones en el patrulla. Espero vuestros mensajes.

 

Me gustaría recomendarte que leyeras Crecer para ser, la llave para cumplir tu sueño. Solo quienes leen estos libros entienden por qué las sedes de las oposiciones se llenan de pulseras 42195m-Policía. Lo entienden ellos y también sus familiares.
Si decides leer Crecer para ser, Del sueño a la meta o De patrulla con Filípides, te recuerdo que debes adquirirlos en esta misma web. Los recibirás dedicados con cariño, con fuerza y con una pulsera 42195m-POLICÍA de regalo. Miles de opositores a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ya los han leído. No dejes que te lleven ventaja.

Nuevas pulseras de regalo con los libros adquiridos en esta web.

¿Quieres que Espíritu González visite tu academia? Pincha en la foto

3 Comentarios

  1. Alberto

    Javi, siempre dando los mejores consejos. Yo soy uno de los opositores que en la promoción XXXII cumplió su sueño y siempre te estaré agradecido por empujarme cada día hasta conseguirlo. Del sueño a la meta y Crecer para ser deberían ser libros de lectura obligada en academias y bibliotecas. No dejes nunca de escribir. Leer esta carta me ha vuelto a recordar lo que sentí. Un abrazo fuerte desde Barcelona compañero.

    Responder
    1. JAVIER RAMÓN GONZÁLEZ MARTÍNEZ (Publicaciones Autor)

      Me emocionas con tu comentario, compañero. No te imaginas lo feliz que me haces. Mil gracias.

      Responder
  2. Paul

    Eres el puto amo tío. No imaginas lo que te debemos los opositores Gracis!!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *