Vas a ser policía si demuestras tener paciencia

Paciencia para ser policía.

Un problema muy frecuente del ser humano es querer las cosas de mañana para hoy, sin pararnos a entender que todo en esta vida lleva su proceso natural. La paciencia es una de las mayores virtudes que debe demostrar cualquier persona que se respete a sí misma y que tiene aspiraciones en la vida. La impaciencia produce muchos quebraderos de cabeza.

Como opositor que eres, que te respetas y que sabes muy bien lo que quieres, debes saber esperar tu momento. Y puede que te caigas muchas veces, es probable. Pero te vas a levantar porque vas a saber ser paciente, porque tu paciencia te va a distinguir del que abandonó, seguramente porque no supo ser paciente, tal vez porque no era su sueño. Sin embargo, como este sí que es tu sueño tú vas a ser paciente y vas a esperar a que llegue tu turno.

Vamos a ver, a mí esto me suena a guasa, y no lo es. Créeme que no tiene ninguna gracia que en todas las convocatorias me encuentre con opositores que suspenden una vez y abandonan. Les escucho decir: «Esto es imposible, yo me lo dejo, no voy a aprobar en la vida. Las plazas están dadas. Solo aprueban los enchufados. Filtran los exámenes a las academias». A ver, que yo me entere: ¿solo has suspendido una vez y ya te lo estás dejando? No, amigo, ser policía no era tu sueño. Y si lo era, no entiendes las reglas del camino. Si opositas para ser policía participas en una carrera de fondo, como si estuvieras corriendo los 42195 metros de la maratón: tendrás que recorrer un sube y baja de emociones, mojarte cuando llueva, sentir frío cuando se esconda el sol en la pista de atletismo o sobreponerte si hiciera falta a un millón de desengaños. Si es tu sueño de verdad, si eres uno de los afortunados que pueden estar en la línea de salida, tu ilusión no te dejará abandonar tan fácil.

Suspender no nos hace ser inferiores a los demás. Suspenderás una, dos o hasta mil veces, pero al final, si te esfuerzas y sabes tener paciencia, lo conseguirás.

También debo decir que me he encontrado con opositores que presumen de tener paciencia, y que cuando me han contado su historia les he tenido que decir que su actitud no es la correcta: —Yo sé que voy a ser policía algún día. No tengo ninguna prisa. Una cosa es tener paciencia y otra muy distinta es esperar sentados. No debemos confundirlas. Paciencia es no agobiarse porque las cosas no lleguen tan rápido. Pero como decía Gandhi: «Paciencia es actuar insistentemente en una misma dirección provocando que ocurran cosas».

Lo que acabas de leer es un fragmento del capítulo “La llave para cumplir tu sueño” del libro Crecer para ser. 

Libro Crecer para ser

Crecer para ser se adquiere exclusivamente en esta web (pincha sobre la foto). Todos los ejemplares se envían con una pulsera de regalo. Los 2000 primeros recibirán además una placa/pin.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *